​​4.-¿QUÉ ES EL AGUJERO DE LA CAPA DE OZONO?

Grupo: Álvaro , Raquel, Miriam, Jorge y Mario.

¿Qué es la Capa de Ozono?
La vida en la Tierra ha sido protegida durante millares de años por una capa de veneno vital en la atmósfera. Esta capa, compuesta de ozono, sirve de escudo para proteger a la Tierra contra las dañinas radiaciones ultravioletas del sol. Hasta donde sabemos, es exclusiva de nuestro planeta. Si desapareciera, la luz ultravioleta del sol esterilizaría la superficie del globo y aniquilaría toda la vida terrestre.



external image ozo-03.gif
external image ozo-03.gif


El ozono es una forma de oxígeno cuya molécula tiene tres átomos, en vez de los dos del oxígeno común. El tercer átomo es el que hace que el gas que respiramos sea venenoso; mortal, si se aspira una pequeñísima porción de esta sustancia. Por medio de procesos atmosféricos naturales, las moléculas de ozono se crean y se destruyen continuamente. Las radiaciones ultravioletas del sol descomponen las moléculas de oxígeno en átomos que entonces se combinan con otras moléculas de oxígeno para formar el ozono.



El ozono no es un gas estable y es muy vulnerable a ser destruido por los compuestos naturales que contienen nitrógeno, hidrógeno y cloro.


Cerca de la superficie de la Tierra (la troposfera), el ozono es un contaminante que causa muchos problemas: forma parte del "esmog" fotoquímico y del cóctel de contaminantes que se conoce popularmente como la lluvia ácida. Pero en la seguridad de la estratosfera, de 15 a 50 km sobre la superficie, el gas azulado y de olor fuerte es tan importante para la vida como el propio oxígeno.
El frágil escudo

El ozono forma un frágil escudo, en apariencia inmaterial pero muy eficaz. Está tan esparcido por los 35 km de espesor de la estratosfera que si se lo comprimiera formaría una capa en torno a la Tierra, no más gruesa que la suela de un zapato. La concentración del ozono estratosférico varía con la altura, pero nunca es más de una cienmilésima de la atmósfera en que se encuentra.
Sin embargo, este filtro tan delgado es suficiente para bloquear casi todas las dañinas radiaciones ultravioletas del sol. Cuanto menor es la longitud de la onda de la luz ultravioleta, más daño pueda causar a la vida, pero también es más fácilmente absorbida por la capa de ozono.

external image atmosf.gif
external image atmosf.gif


La radiación ultravioleta de menor longitud, conocida como UVC, es letal para todas las formas de vida y es bloqueada casi por completo. La radiación UVA, de mayor longitud, es relativamente inofensiva y pasa casi en su totalidad a través de la capa. Entre ambas está la UVB, menos letal que la UVC, pero peligrosa; la capa de ozono la absorbe en su mayor parte.
Cualquier daño a la capa de ozono aumentará la radiación UVB, a igualdad de otras condiciones. Sin embargo, esta radiación está también limitada por el ozono troposférico, los aerosoles y las nubes. El aumento de la contaminación del aire en las últimas décadas ha ocultado cualquier incremento de la radiación, pero esta salvaguardia podría desaparecer si los esfuerzos para limpiar la atmósfera tienen éxito. Se han observado aumentos bien definidos de la radiación UVB en zonas que experimentan períodos de intensa destrucción del ozono.

¿Qué es el agujero de la Capa de Ozono?

Se denomina agujero de la capa de ozono a la zona de la atmósfera terrestre donde se producen reducciones anormales de la capa de ozono, fenómeno anual observado durante la primavera en las regiones polares y que es seguido de una recuperación durante el verano.
En los mediciones realizadas en tiempos recientes se descubrieron importantes reducciones
de las concentraciones de ozono en dicha capa, con especial incidencia en la zona de la Antartida.
Se achacó este fenómeno al aumento de la concentración de cloro y de bromo en la estratosfera debido tanto a las emisiones antropogénicas de compuestos químicos, entre los que destacan los compuestos clorofluorocarbonados (CFC) utilizados como fluido refrigerante.

Casi el 99% de la radiación ultravioleta del Sol que alcanza la estratosfera se convierte en calor mediante una reacción química que continuamente recicla moléculas de ozono. Cuando la radiación ultravioleta impacta en una molécula de ozono, la energía escinde a la molécula en átomos de oxígeno altamente reactivos; casi de inmediato, estos átomos se recombinan formando ozono una vez más y liberando energía en forma de calor.
La formación de ozono se inicia con la fotólisis (ruptura de enlaces químicos por la energía radiante) del oxígeno molecular por la radiación solar de una longitud de onda menor de 240 nm.
El ozono por sí mismo absorbe luz UV de entre 200 y 300 nm.
Los átomos de oxígeno, al ser muy reactivos, se combinan con las moléculas de oxígeno para formar ozono:

O + O2 + M -----> O3 + M

donde M es cualquier sustancia inerte, como por ejemplo el N2. El papel que tiene M en esta reacción exotérmica es absorber parte del exceso de energía liberada y prevenir la descomposición espontánea de la molécula de O3. La energía que no absorbe M es liberada en forma de calor.
Cuando las moléculas de M regresan por sí mismas al estado basal, liberan más calor al entorno.

La formación y destrucción del ozono por procesos naturales es un equilibrio dinámico que mantiene constante su concentración en la estratosfera. Se han registrado amplias variaciones interanuales y estacionales en todas las regiones del planeta en la densidad del ozono estratosférico; se verificó que en el hemisferio austral la concentración pasa por un mínimo en primavera y luego se regenera.

Causas de la disminución de ozono en la estratosfera

Existen estudios que sostienen que la influencia de las 7.500 toneladas de cloro provenientes de CFC que ascienden anualmente a la estratosfera es mínima frente a los 600.000.000 de toneladas de cloro y flúor (otro gas agresivo) en forma de sales que escapan de los océanos como aerosoles.
A estas cantidades de compuestos químicos de origen natural habría que sumarles los aportes de metilcloro por incendios de bosques y, por lo menos, otros 36.000.000 de toneladas anuales en forma de HCl proveniente de erupciones volcánicas. Se han observado correlaciones entre erupciones volcánicas fuertes y disminuciones temporarias en el tenor de ozono estratosférico y se considera probable que los volcanes de la Antártida tengan un efecto muy directo: uno solo de ellos, el Erebus, expulsa cada año unas 15.000 toneladas de cloro y, algo menos de flúor, a muy poca distancia de la estratosfera antártica. Sin embargo, se sabe que la mayor parte de este cloro regresa a la Tierra arrastrado por las lluvias antes de salir de la troposfera. Tampoco hay acuerdo sobre estas cifras relativas, que dependen de las mediciones y del método de cálculo.
Otro factor natural que influye en la velocidad de reconstitución de la capa de ozono es la variación de la actividad solar, ya que cuando hay mayor irradiación ultravioleta se genera más ozono, pero también más óxidos de nitrógeno que deprimen el tenor de ozono. Los orígenes de la incertidumbre acerca de los factores que afectan la capa de ozono son, como se ve, muy diversos.

Aqui hay un video que explicá el por qué del agujero de ozono y como actualmente están intentando evitarlo.

La Capa de Ozono


Las sustancias milagrosas


Durante medio siglo, las sustancias químicas más perjudiciales para la capa de ozono fueron consideradas milagrosas, de una utilidad incomparable para la industria y los consumidores e inocuas para los seres humanos y el medio ambiente. Inertes, muy estables, ni inflamables ni venenosos, fáciles de almacenar y baratos de producir, los clorofluorocarbonos (CFC) parecían ideales para el mundo moderno.
No sorprende, entonces, que su uso se haya generalizado más y más. Inventados casi por casualidad en 1928, se los usó inicialmente como líquido frigorígeno de los refrigeradores. A partir de 1950, han sido usados como gases propulsores en los aerosoles. La revolución informática permitió que se usaran como solventes de gran eficacia, debido a que pueden limpiar los circuitos delicados sin dañar sus bases de plástico. Y la revolución de la comida al paso los utilizó para dar cohesión al material alveolar de los vasos y recipientes desechables.
La mayor parte de los CFC producidos en el mundo se utilizan en refrigeradores, congeladores, acondicionadores de aire, aerosoles y plásticos expansibles, que tienen múltiples usos en la construcción, la industria automotriz y la fabricación de envases, la limpieza y funciones similares.
La estructura estable de estas sustancias, tan útil en la Tierra, les permite atacar la capa de ozono. Sin cambio alguno, flotan lentamente hasta la estratosfera, donde la intensa radiación UVC rompe sus enlaces químicos. Así se libera el cloro, que captura un átomo de la molécula de ozono y lo convierte en oxígeno común. El cloro actúa como catalizador y provoca esta destrucción sin sufrir ningún cambio permanente él mismo, de modo que puede repetir el proceso. En estas condiciones, cada molécula de CFC destruye miles de moléculas de ozono.
Los halones, con una estructura semejante a la de los CFC, pero que contienen átomos de bromo en vez de cloro, son aún más dañinos. Los halones se usan principalmente como extintores de incendios, y una dosis de exposición por superior destruyen más ozono que los CFC. Las concentraciones de halones si bien muy pequeñas se duplican en la atmósfera cada cinco años. También están aumentando con rapidez los CFC más dañinos; las concentraciones de CFC 11 y CFC12 (el más común), se duplican cada diecisiete años y el CFC 13 se duplica cada seis años.
Las sustancias químicas más peligrosas tienen una vida muy larga. El CFC I dura en la atmósfera un promedio de setenta y cuatro años, el CFC 12 tiene una vida media de ciento once años, el CFC 113 permanece durante unos noventa años y el halón 1301 dura un promedio de ciento diez años. Esto les da tiempo suficiente para ascender a la estratosfera y permanecer allí, destruyendo el ozono.
Otros compuestos de cloro y bromo, como el tetracloruro de carbono, el metil cloroformo y el bromuro de metilo, también son dañinos para la capa de ozono. El tetracloruro de carbono, que también se usa para combatir incendios, y para los pesticidas, la limpieza en seco y los fumigantes para cereales, es algo más destructivo que el más dañino de los CFC.
El metilcloroformo muy usado para la limpieza de metales, no es tan perjudicial, pero igualmente representa una amenaza, ya que su uso se duplica cada diez años.
Los óxidos nitrosos, liberados por los fertilizantes nitrogenados y por la quema de combustibles fósiles, destruyen el ozono y tienen larga vida, pero sólo llegan a la estratosfera en proporciones muy pequeñas. Además, algunas de las sustancias desarrolladas para servir de sustitutos provisionales a los CFC, los HCFC (hidroclorofluorocarbonos) y los HBFC (hidrobromofluorocarbonos) también están destruyendo la capa de ozono, pero mucho menos que los CFC.
El bromuro de metilo se utiliza como un fumigante de múltiples aplicaciones y se usa en algunos procesos químicos y en la síntesis orgánica. A diferencia de los CFC y halones, el bromuro de metilo también ocurre en la naturaleza y se cree que alrededor del 50% del bromuro de metilo encontrado en la atmósfera es emitido por fuentes naturales. Pero todavía no se han calculado exactamente los efectos de las fuentes naturales y antropogénicas.
Los aviones supersónicos y el transbordador espacial liberan respectivamente óxidos nitrosos y cloro en la atmósfera, pero los estudios indican un impacto insignificante. Se necesita un estudio más a fondo para poder calcular el impacto de los aviones supersónicos.



Sustancias y tecnologías alternativas

El comportamiento admirable de la comunidad mundial en cuanto a su respuesta a la amenaza a la capa de ozono ahora ha sido igualado por los logros tecnológicos para sustituir a los valiosos CFC que se encuentran en todos los sitios. Puesto que los CFC tienen unas 3.500 aplicaciones, esto será un logro extraordinario.
Aún antes de la vigencia del Protocolo de Montreal, varias de las industrias químicas más importantes del mundo estaban trabajando para sustituir a los CFC. Muchas de las tecnologías para reemplazar a los CFC no se basan en sustitutos químicos sino en procesos alternativos. Los delegados de la industria de los CFC han estimado que casi la mitad de la sustitución de los CFC se logrará mediante tecnologías de alternativa. Alrededor del 40% del reemplazo se hará por medio de los susti~utos químicos y el resto por los procesos de conservación.
Doce de los productores químicos principales iniciaron conjuntamente el Estudio de la Aceptabilidad Ambiental de los Fluorocarbonos Alternativos (AFEAS) en diciembre de 1988. Los resultados fueron presentados a las Comisiones de Evaluación del Protocolo a medida que estuvieron listos. Los estudios incluyeron muchos aspectos del impacto que tales alternativas tendrían sobre el medio ambiente. Los efectos tales como el calentamiento, toxicidad aguda, o sea el efecto de una sola exposición de alto nivel, carcinogénesis, o sea el potencial de causar cáncer, toxicidad del desarrollo, o sea el potencial de causar defectos de nacimiento, genotoxicidad, o sea el potencial de causar daños a los genes o cromosomas. Las sustancias examinadas fueron los hidroclorofluorocarbonos (HCFC) y los hidrofluorocarbonos (HFC). Los HFC, a diferencia de los HCFC, no destruyen el ozono pero tienen el potencial para provocar el calentamiento global.
Los sustitutos químicos de los CFC fueron los primeros en aparecer. Algunos países, incluso los Estados Unidos, prohibieron el uso de los CFC en aerosoles en 1970. Los sustitutos químicos comprenden los hidrocarbonos, el éter dimetílico y otros gases comprimidos con el aire y el bióxido de carbono. Las aplicaciones alternativas, tales como los recipientes distribuidores de bola movible y barra sólida, los aerosoles de bomba mecánica, etc. también están a la disposición del público en general, y a menudo son más baratos que los aerosoles a base de CFC. Todavía no se han perfeccionado las opciones para algunas aplicaciones tales como los inhaladores dosificadores para los asmáticos, pero los requerimientos de CFC para estos usos son muy pequeños.
Para casi todas las aplicaciones del sector de la espuma plástica hay opciones disponibles. Las sustancias químicas incluyen el agua, el bióxido de carbono y el pentano. La aplicación más difícil en la sustitución de los CFC es el aislamiento de plástico celular rígido.
Las opciones ahora están disponibles para prácticamente todas las aplicaciones donde se emplea CFC 113 o metilcloroformo como solventes de limpieza. Quizás en ningún otro factor de utilización haya tantas alternativas en uso. En la industria electrónica, los procesos de limpieza a base de agua dan muy buenos resultados y a menudo son más baratos que los métodos a base de CFC. Se han desarrollado muchos procesos "autolimpiantes" que no requieren I limpieza.
El uso de los CFC en la refrigeración y enfriamiento es una de las aplicaciones más importantes y de crecimiento más rápido en los países en desarrollo. Los CFC desempeñan dos funciones principales: como refrigerantes y como agentes químicos sopladores en la fabricación del plástico celular rígido para aislar las cámaras frigoríficas. Las sustancias químicas alternativas identificadas incluyen los HFC I 34a y HFC 152, y combinaciones de HCFC22, 123,124, 125, y 141b. Puesto que los HCFC también destruyen el ozono y los HFC provocan el calentamiento de la Tierra pueden utilizarse otras sustancias como el amoníaco, que se había usado durante mucho tiempo pero que fue abandonado en favor de los CFC. Algunos apoyan el uso del propano como refrigerante. Se están desarrollando nuevas tecnologías tales como los refrigeradores cíclicos Stirling, el enfriamiento por evaporación y los sistemas de absorción, etc. En el mercado se verán muchos refrigeradores y acondicionadores de aire "ecológicos" en los próximos dos años.
No hay sustitutos directos para los halones. Otros agentes extintores como el bióxido de carbono, el agua, la espuma y el polvo seco son de uso corriente. Los procedimientos alternativos, tales como las buenas prácticas de prevención contra incendios, el uso de materiales ignífugos y los planos apropiados para los edificios reducen mucho la necesidad de sistemas con halones. La eliminación de los halones para fines de 1993, salvo para algunos usos esenciales, se considera factible.
El ritmo acelerado del desarrollo de nuevas tecnologías allanará el camino para la sustitución de los CFC en el mundo desarrollado. En cambio, para los países no desarrollados, el progreso dependerá de la transmisión de las tecnologías apropiadas. Mientras que el Protocolo de 1987 estipulaba la asistencia técnica para los países en desarrollo, la Enmienda de Londres en 1991, especificaba que:
"Cada Parte tomará todas las medidas posibles, compatibles con los programas respaldados por el mecanismo financiero, para garantizar que:
(a) Los mejores sustitutos disponibles, inofensivos para el medio ambiente, y las tecnologías afines se transmitirán prontamente a las partes sujetas al párrafo I del Artículo 5; y que
(b) La transmisión citada en el subpárrafo (a) se efectuará en las condiciones más favorables y justas."
Si esta disposición se aplica correctamente, junto con el Artículo 10 sobre el mecanismo financiero, será suficiente para garantizar que los países en desarrollo cumplan con el Protocolo.
La transmisión de tecnología se facilita por medio de los programas del Fondo Multilateral. El intercambio de información, la cámara de compensación de información en línea, los boletines informativos y los talleres de trabajo regionales organizados por el PNUMA son mecanismos clave a este respecto. Los proyectos de inversiones y demostraciones realizados por el PNUMA y el Banco Mundial son también vehículos para la transmisión de tecnología.
La documentación de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual de Ginebra, en Suiza, contiene los detalles de las patentes registradas y su período de validez. Los países en desarrollo podrían hacer uso de esta información para facilitar su búsqueda de tecnologías.
El Fondo Multilateral ha asistido en varios proyectos nacionales, incluso el suministro de gas líquido de petróleo de calidad aerosol como un propulsante sustitutivo. Se ha iniciado también el uso de los agentes sopladores no CFC en las espumas, la conversión de las fábricas de refrigeradores y compresores a refrigerantes alternativos y a procesos "autolimpiantes" y los productos sustitutivos acuosos, semiacuosos e hidrocarburados para los solventes. De los 80 países en desarrollo suscritos al Protocolo, 16 ya han iniciado tales proyectos, estimados en 55 millones de dólares.
Los problemas principales que plantea la transmisión de tecnología son los siguientes:

bullet
bullet


Persuadir a los titulares de tecnologías que fabrican sustancias alternativas como el HFC 134a a que transmitan dichas tecnologías. Esto es muy difícil cuando sólo algunas compañías poseen esta tecnología y no están dispuestas a transmitirla, o dan una autorización condicional.

bullet
bullet


Crear la infraestructura institucional necesaria en los países en desarrollo para una introducción rápida de las nuevas tecnologías.

bullet
bullet


Capacitar a los obreros y técnicos de los países en desarrollo para la utilización de las nuevas tecnologías.


Estos problemas se superarán gracias a la voluntad política en todos los países de sustituir a los CFC lo más pronto posible y a los recursos del Fondo Multilateral para sufragar los costos de adquirir las nuevas tecnologías y transmitirlas a los países en desarrollo.


Agujeros de la Capa de Ozono

A mediados de los años 1980 se empezó a acumular pruebas de que a finales del invierno se había formado un "agujero" en la capa de ozono del Polo sur, donde el ozono se había reducido en casi 50%. Durante el invierno, en la estratosfera se forma una corriente de aire que rodea a la Antártida y que se conoce como "torbellino polar" o vórtice. El aire que queda atrapado en este torbellino se vuelve extremadamente frío durante la noche polar, lo cual favorece la formación de partículas de hielo denominadas nubes polares estratosféricas. Estas nubes actúan como un catalizador heterogéneo al proporcionar una superficie para las reacciones en las que el HCl de la Tierra y el nitrato de cloro se convierten en moléculas de cloro reactivas:

HCL + CLONO2 ----> CL2 + HNO3
Al comienzo de la primavera, la luz solar separa al cloro molecular en sus correspondientes átomos de cloro, que son los responsables de la destrucción del ozono.
La situación es menos grave en el Ártico porque en esta región más caliente el torbellino no dura tanto tiempo. El vórtice sella la Antártida y evita las influencias en esta región del resto de la atmósfera. El aislamiento producido por el vórtice impide que el aire más cálido y rico en ozono existente alrededor de la Antártida, proveniente de los trópicos, fluya hacia el polo, lo que ayudaría a reemplazar el ozono destruido y elevar las temperaturas en este continente. En cambio el aire rico en ozono, que es llevado hacia el polo por las ondas planetarias, se junta al borde del vórtice, formando un "anillo" de aire con altas concentraciones de ozono que puede ser visto en las imágenes satelitales.
La NASA señaló que si no se hubiera firmado el tratado de Montreal, dos terceras partes de la capa habría sido destruido y el "agujero" de ozono hubiera sido destruido. El CFC habría aumentado la temperatura mundial en más de un grado centígrado. La radiación ultravioleta, que daña el ADN, hubiera aumentado seis veces. Apenas cinco minutos de exposición al Sol habría causado quemaduras a la piel. Los niveles de rayos ultravioletas durante el verano hubieran aumentado hasta 30. Finalmente, las tormentas de verano del Hemisferio Norte hubieran sido mucho más poderosas.
http://www.youtube.com/watch?v=DkKUGkUucF0

El agujero de la Antártida

Ya se ha demostrado que los CFC son la principal causa detrás de la prueba más impresionante de la destrucción del ozono. Cada primavera austral se abre un "agujero" en la capa de ozono sobre la Antártida, tan extenso como los Estados Unidos y tan profundo como el Monte Everest. El agujero ha crecido casi todos los años, desde 1979. En los últimos años, el agujero ha aparecido cada año, excepto en 1988.
En 1992, cuando el agujero alcanzó su mayor tamaño, la destrucción del ozono alcanzó un 60% más que en las observaciones anteriores. El agujero cubría 60 millones de km2 comparado con 44 millones de km2. En 1992, el agujero se observó durante un periodo más largo, probablemente porque las partículas lanzadas por el volcán Monte Pinatubo aumentaron la destrucción de la capa de ozono. Evaluaciones de la capa de ozono en algunos puestos de observación en 1992 también demostraron la destrucción total de la capa de ozono entre los 14 y los 20 km. de altura.
Nadie sabe cuáles serán las consecuencias del agujero en la capa de ozono, pero la investigación científica exhaustiva no ha dejado dudas en cuanto a la responsabilidad de los CFC. Al parecer, su acción es favorecida por las condiciones meteorológicas exclusivas de la zona, que crean una masa aislada de aire muy frío alrededor del Polo Sur.

Agotamiento en el hemisferio norte

Las observaciones de la destrucción de la capa de ozono en el hemisferio Norte no son menos inquietantes que las de la región antártica. Si bien no hay un "agujero del Artico", debido a ciertos factores meteorológicos, en enero de 1993, la cantidad de ozono en todo el hemisferio Norte sobre la franja que va de los 45°a los 65° de latitud norte había disminuido entre el 12% y el 15% y durante casi todo el mes de febrero de 1993, los niveles sobre América del Norte y muchas partes de Europa fueron
Evaluación de la capa de ozono en 1991
El Informe de la Comisión de Evaluación Científica para 1991 confirmó lo siguiente:

bullet
bullet


El ozono sigue disminuyendo en todas las latitudes, excepto en los trópicos.

bullet
bullet


El descenso general de los niveles de ozono es alrededor del 3% cada diez años. La disminución de ozono fue mayor en los años 80 que en los años 70.

bullet
bullet


La disminución de los niveles de ozono en la estratosfera inferior (12 a 23 km. sobre la Tierra) cada diez años asciende al 10%.

bullet
bullet


En algunos lugares se ha observado un aumento de la radiación UVB, conjuntamente con disminuciones del ozono más del 1% de aumento de UVB por cada disminución porcentual del ozono.

bullet
bullet


Los modelos actuales elaborados por computadora subestiman la pérdida de ozono.

bullet
bullet


Los incidentes como las erupciones volcánicas aumentan la pérdida de ozono al intensificar los efectos de los CFC.


Se calcula que si las emisiones de los CFC y halones continúan creciendo como en el pasado, la capa de ozono será reducida en un 20% en el tiempo de vida de los niños de hoy. Según se estima, sólo la mitad de esta pérdida del escudo protector provocaría en los Estados Unidos 1,5 millones más de casos fatales de cáncer de la piel y 5 millones más de cataratas.

Conceptos erróneos sobre el agujero de Ozono

  • La capa de ozono no es un objeto real:

El concepto de "capa de ozono" quiere decir en realidad "zona donde el ozono es más abundante de lo normal", pero no es en sí misma un objeto real. Por lo tanto, el agujero tampoco existe realmente, sólo es una zona donde la concentración de ozono es menor de lo normal.


  • Los CFCs son demasiado pesados para llegar a la estratosfera:

En los primeros 80 kilómetros de la atmósfera terrestre la composición de los gases es prácticamente invariable con la altura, con la excepción hecha del vapor de agua. A esta capa se la llama a veces, por este motivo, homosfera. Se ha citado a veces como ejemplo el radón, gas muy pesado y que no se observa en la estratosfera. Sin embargo, el radón es un gas radiactivo, con un periodo de semidesintegración de unos pocos días. Debido a esto, en unas pocas semanas el radón que se produce a ras de suelo ha desaparecido completamente y no le da tiempo a subir en cantidades importantes a la estratosfera. En el caso de los CFCs, como son estables, sí tienen ese tiempo.


  • Los países productores de CFCs están en el hemisferio norte, pero el agujero de ozono está en el hemisferio sur:

De igual modo que en el punto anterior, los CFCs se reparten de forma homogénea. El agujero de ozono es más notorio en la Antártida debido a temperaturas que se alcanzan allí, lo que permite la formación de nubes estratosféricas.


  • Las fuentes naturales de cloro son mucho más importantes que las humanas:

El cloro producido por la naturaleza, fundamentalmente en los volcanes, se disuelve fácilmente en las nubes, por lo que llega a la estratosfera en pequeñas cantidades. En cambio los CFCs son químicamente inertes en la troposfera y no se disuelven en agua.


  • La aparición del agujero de ozono se produce en invierno, cuando prácticamente no llega luz solar:

El ozono es una molécula inestable, en ausencia de luz solar no se genera pero sigue su destrucción, por lo que en invierno su concentración debe disminuir. Eso ya fue observado por G.M.B. Dobson en 1968. El proceso natural marca un incremento de la concentración de ozono en primavera, cuando los rayos del sol permiten su creación. Sin embargo, lo observado en la Antártida es que en primavera la destrucción se acelera, lo que no corresponde al proceso natural.




Consecuencias por la ausencia o debilitamiento de la Capa de Ozono

El ozono es una molécula formada por tres átomos de oxígeno (O3) y tiene la propiedad de ser altamente tóxico debido a su radioactividad.
Se utiliza para la esterilización de agua , eliminación de olores desagradables y tiene resultados muy positicos en tratamientos de diferentes dolencias a partir de la ozonoterapia.
Tiene la capacidad de absorber los rayos ultravioleta y de no ser así causaría daños para la vida en la tierra, tales como:

  • Una absorción deliberada de esta radiación puede causar alteraciones en el sistema inmunológico del organismo.
  • Influye negativamente sobre la molécula de ADN.
  • Ataca a la visión provocando cataratas.
  • Daña los cromosomas de la piel y puede dar lugar Cáceres y otras afecciones.
  • Las plantas pueden dañarse en una exposición duradera.
  • Alteran los ecosistemas acuáticos, tan necesarios para el equilibrio biológico.

El Protocolo de Montreal (1987)

El Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan el ozono es un tratado internacional diseñado para proteger la capa de ozono reduciendo la producción y el consumo de numerosas sustancias que se ha estudiado que reaccionan con el ozono y se cree que son responsables por el agotamiento de la capa de ozono. El acuerdo fue negociado en 1987 y entró en vigor el 1º de enero de 1989. La primera reunión de las partes se celebró en Helsinki en mayo de ese 1989. Desde ese momento, el documento ha sido revisado en varias ocasiones, en 1990 (Londres), en 1991 (Nairobi), en 1992 (Copenhague), en 1993 (Bangkok), en 1995 (Viena), en 1997 (Montreal) y en 1999 (Beijing). Se cree que si todos los países cumplen con los objetivos propuestos dentro del tratado, la capa de ozono podría haberse recuperado para el año 2050. Debido al alto grado de aceptación e implementación que se ha logrado, el tratado ha sido considerado como un ejemplo excepcional de cooperación internacional.

El tratado se enfoca sobre los que se entiende que agotan el ozono (el agotamiento se refiere a la disminución de los niveles de ozono por la destrucción química del mismo). Las sustancias que agotan el ozono (poAO) son aquellas que contienen cloro y bromo, ya que aquellas halogenadas con fluor únicamente no dañan la capa de ozono. Cada grupo de sustancias tiene establecido un cronograma llamado calendario en el tratado de reducción en su producción y consumo hasta llegar a la eliminación parcial. en donde se muestra lo mostrado lo enseñado lo ilustrado en el trabajo ejercicio tarea.

Según los Estados signatarios del acuerdo, el objetivo del tratado es:
"Reconociendo que la emisión en todo el mundo de ciertas sustancias puede agotar considerablemente y modificar la capa de ozono en una forma que podría tener repercusiones nocivas sobre la salud y el medio ambiente, [...] Decididas a proteger la capa de ozono adoptando medidas preventivas para controlar equitativamente el total de emisiones mundiales de las sustancias que la agotan, con el objetivo final de eliminarlas, sobre la base de los adelantos en los conocimientos científicos, teniendo en cuenta aspectos técnicos y económicos y teniendo presentes las necesidades que en materia de desarrollo tienen los países en desarrollo"
A estos fines aceptaron reducir sus niveles de consumo y producción de clorofluorocarbonos (CFCs) según el nivel de desarrollo de sus economías. A los países en vías de desarrollo, definidos según el artículo 5.1, se les aplicó un nivel básico y un cronograma diferente al de los países desarrollados (conocidos también como países que no están dentro del artículo 5, No-A5).

Según reflejan las comunicaciones del Comité Ejecutivo del Protocolo de Montreal, las Partes del Protocolo han acordado el 2013 como fecha en que se dejarán fijos los niveles de producción de los HCFCs y acordaron iniciar el proceso de reducción a partir del año 2015. Debido a que los HCFCs también dañan la capa de ozono, se los utiliza como reemplazos transitorios para los refrigerantes, los solventes, gases propulsores para la producción de espumas plásticas y en extinguidotes. Se los utiliza como reemplazo transitorio ya que su efecto potencial sobre el ozono (conocido como ODP por sus siglas en inglés – Ozone Depleting Potential) es casi 20 veces menor y su potencial de calentamiento global (GWP por sus siglas en inglés – Global Warming Potential) es significativamente menor también. La falta de alternativas para los CFCs y HCFCs (por ejemplo en los inhaladores que se usan para el tratamiento de asmáticos o personas con afecciones respiratorias) son la razón para las pocas excepciones que existen a su uso como así también los halones aún en uso en los sistemas de supresión de incendios en aeronaves y submarinos. Las provisiones del Protocolo incluyen como requisito que las Partes basen sus decisiones futuras sobre fundamentos científicos actuales como así también toda la información ambiental, técnica y económica actualizada y disponible que es evaluada por un panel de expertos de la comunidad internacional. Los informes sobre los avances han sido informados en varias ocasiones por la Organización Meteorológica Mundial. También existen informes que preparan las organizaciones gubernamentales y las ONGs donde se presentan alternativas para las sustancias que agotan el ozono ya que estas tienen un fuerte impacto en ciertos sectores productivos por usarse en agricultura, producción de energía, refrigerantes y mediciones de laboratorio.

El Fondo Multilateral para la implementación del Protocolo de Montreal es el órgano encargado de brindar los fondos y el financiamento para asistir a los países en vías a eliminar el uso de sustancias que agotan el ozono. El Fondo está a cargo del Comité Ejecutivo donde se encuentran representados 7 países industriales y siete países del artículo 5, los cuales son elegidos en la Reunión de las Partes. El Comité informa anualmente a las Partes sobre sus operaciones en la Reunión de las Partes. Hasta el 20% de las contribuciones de las Partes pueden ser entregados a través de sus agencias bilaterales en la forma de proyectos y actividades elegibles para el financiamiento. El Fondo recibe recursos cada 3 años a través de los donantes. Estos recursos son utilizados para la conversión de los procesos de manufactura existentes, capacitación del personal, el pago de patentes y regalías sobre nuevas tecnologías y el establecimiento de oficinas nacionales de ozono.El Fondo Multilateral para la implementación del Protocolo de Montreal es el órgano encargado de brindar los fondos y el financiamento para asistir a los países en vías de desarrollo a eliminar el uso de sustancias que agotan el ozono. El Fondo está a cargo del Comité Ejecutivo donde se encuentran representados 7 países industriales y siete países del artículo 5, los cuales son elegidos en la Reunión de las Partes. El Comité informa anualmente a las Partes sobre sus operaciones en la Reunión de las Partes. Hasta el 20% de las contribuciones de las Partes pueden ser entregados a través de sus agencias bilaterales en la forma de proyectos y actividades elegibles para el financiamiento. El Fondo recibe recursos cada 3 años a través de los donantes. Estos recursos son utilizados para la conversión de los procesos de manufactura existentes, capacitación del personal, el pago de patentes y regalías sobre nuevas tecnologías y el establecimiento de oficinas nacionales de ozono.
En la actualidad, 195 de los 196 estados miembros de las Naciones Unidas han ratificado el Protocolo de Montreal. El único país hasta la fecha que no lo ha hecho es Timor Leste. Una menor cantidad de países ha ratificado las enmiendas posteriores. Por ejemplo, solamente 154 países han ratificado la Enmienda de Beijing.

Desde que el Protocolo de Montreal entró en efecto, las concentraciones atmosféricas de los clorofluorocarbonos más importantes y los hidrocarburos clorinados se han estabilizado o se ha reducido. La concentración de halones ha continuado en aumento a medida los halones que se encuentran almacenados external image 250px-Ozone_cfc_trends.pngen los extinguidores de incendio so liberados. Sin embargo, la tasa de aumento ha disminuido y se espera que comience a declinar su presencia hacia el 2020. La concentración de los HCFCs ha aumentado significativamente, en gran parte debido a los múltiples usos en los que reemplazan a los CFCs (por ejemplo, como solventes o refrigerantes). A pesar de que ha habido informes sobre individuos quienes intentan evitar la prohibición por medio del contrabando desde países en vías de desarrollado hacía los desarrollados, el grado de cumplimiento con el Protocolo ha sido enorme. Por ello, el Protocolo de Montreal ha sido considerado el acuerdo ambiental internacional más exitoso del mundo hasta la fecha. En un informe del 2001, la NASA halló que el debilitamiento del ozono sobre la Antártida se había mantenido igual al de los 3 años anteriores. A pesar de ello, en el 2003 el agujero de ozono alcanzó su segunda mayor extensión de la historia. La última evaluación científica (2006) sobre los efectos del Protocolo de Montreal afirma que “El Protocolo de Montreal está funcionando. Existen claras muestras de una disminución en la presencia de sustancias que agotan el ozono y algunas señales tempranas de una recuperación del ozono estratosférico. Desafortunadamente, los hidroclorofluorocarbonos o (HCFCs) y los hidrofluorocarbonos (HFCs) se consideran actualmente como fuentes antropogénicas al calentamiento global. En la escala internacional reconocida en la cual la contribución de una molécula de dióxido de carbono (CO2) se asigna un valor de 1, los HCFCs y los HFCs alcanzan valores de hasta 10.000 veces el del CO2, lo cual los convierte en gases de efecto invernadero muy potentes. El Protocolo de Montreal está buscando lograr la eliminación de los HCFCs para el 2030, pero no impone restricciones sobre los HFCs ya que estos no dañan a la capa de ozono y por lo tanto no entra bajo la materia del tratado. Debido a que los CFCs también son gases con un fuerte potencial de efecto invernadero, la simple sustitución de los CFCs por los HFCs no implica un daño ambiental incrementado, pero el aumento en su uso y sus aplicaciones en las actividades humanas sí podría poner al clima en peligro.


http://www.youtube.com/watch?v=rejjWAZ09c8

==¿Qué es la unidad Dobson? ||
external image dobson.gif
La ilustración muestra una columna de aire, 10º x 5º sobre la península del Labrador, Canadá. El manto de ozono en esta columna (por ejemplo, cubriendo el área de 10° x 5°) es medida en unidades Dobson.La ilustración muestra una columna de aire, 10° x 5° sobre la península del Labrador, Canadá. El monto de ozono en esta columna (por ejemplo,

Si todo el ozono de esta columna fuera comprimido a temperatura y presión standard (STP: 0° C y 1 ap) y distribuido parejamente sobre el área, debería formar una capa de 3mm de espesor. aproximadamente.
1 unidad Doson (DU) es definida como 0,01 mm de espesor a STP, así podría establecerse que conforme con los datos dados, la capa de ozono sobre la península del Labrador es entonces de 300 DU.
La unidad es llamada así por G.M.B. Dobson (1920-1960), uno de los científicos que primero estudió el ozono atmosférico y quien diseñó el Espectrómetro Dobson. instrumento standard usado para medir el ozono desde el suelo. Este espectrómetro mide la intensidad de la radiación UV solar del largo de cuatro ondas, dos de las cuales son absorbidas por el ozono y dos no lo son.
==

Síntesis


CAPA DE OZONO:
El Problema


clip_image002.gif


· LA CAPA DE OZONO

- En la estratosfera hay una zona en la que la densidad de ozono es muy elevada para lo que este raro gas representa en el conjunto atmosférico. Su presencia es debida al efecto de la radiación ultravioleta procedente del sol sobre las moléculas de oxígeno.
- La capa de ozono representa, pues, un filtro de la radiación solar que hace que la mayor parte de los rayos ultravioleta no alcancen la superficie de nuestro planeta. Los rayos ultravioleta son muy nocivos para la vida por su elevada capacidad mutagénica, es decir, su capacidad de alterar el ADN de los seres vivos, generando tumores cancerosos entre otros efectos.
http://www.accionatura.org/juegoAlertaCO2/


· LOS CFC


- La síntesis artificial de sustancias que llevan en su composición Cloro y Floro y que llevarán de forma genérica el nombre de CFC se inicia en la primera mitad del siglo XX. Pronto, estos gases tendrán un éxito industrial elevado, utilizándose para múltiples fines. Su carácter no tóxico y su gran estabilidad (en la troposfera) serán algunos de los factores a su favor.
- Desde 1950 la producción mundial de CFC crece entre un 7 y un 10% anual. Esa tasa de crecimiento significa que se duplica la producción de estos gases cada diez años, aproximadamente.
- En los años 80 se alcanza y supera la producción anual de un millón de toneladas de CFC.


· LA ADVERTENCIA CIENTÍFICA DEL PROBLEMA


- En 1974 dos trabajos científicos advierten del peligro que supone para la Capa de Ozono de la estratosfera la presencia de átomos de Cloro, cuya llegada a partir de los CFC se empezada a advertir. Los trabajos de Sherwood Rowland y de Mario Molina recibirían, muchos años después, el Premio Nobel.
- A pesar de las advertencias de los primeros trabajos, los altos interese económicos de la industria de fabricación de los CFC hace que no se adopten medidas drásticas.
- En 1978 el satélite Nimbus 7 de la NASA inicia la toma de medidas sobre la densidad de ozono estratosférico.
- En 1984 varios científicos británicos que trabajan en el programa antártico advierten de la pérdida de un 40% del Ozono estratosférico sobre este continente en el mes de octubre. La advertencia basada en mediciones sobre la atmósfera del continente austral activa un aletargado proceso de preocupación sobre la Capa de Ozono.
- En 1985, la revisión de los datos procedentes del satélite Nimbus 7, que medía desde 1978 la concentración de ozono, advierte que la programación de sus ordenadores rechaza lecturas de la densidad de ozono muy bajas en posible previsión de errores, por lo que había descartado automáticamente las lecturas más importantes de reducción de ozono de los últimos años. Al recuperar los datos descartados se comprueban las mediciones del equipo británico y muestran que la reducción de la Capa de Ozono sobre la Antártica se venía produciendo desde hacía una década.
- En 1987 se toman medidas directas del Ozono en la estratosfera y de monóxido de Cloro, el compuesto resultante de la destrucción de la molécula por el Cloro, demostrándose de forma clara la relación entre el Cloro de los CFC y la destrucción de Ozono en la estratosfera.
- Algunos años después se encuentra un segundo agujero de la Capa de Ozono (entendiendo por tal la destrucción de una proporción muy alta del Ozono normal de le estratosfera) sobre el Ártico. Reducciones importantes en la estratosfera de regiones templadas. Reducciones importantes en la estratosfera de regiones templadas serán también medidas.
- La constatación de que los CFC tardan décadas en alcanzar la estratosfera en su lento ascenso desde la superficie del planeta hace que los científicos alarguen al menos hasta el año 2050 el efecto ozonicida de los CFC producidos y liberados por la industria humana en el pasado reciente.


· LA MOVILIZACIÓN ECOLOGISTA


- Las crecientes advertencias de los peligros de las reacciones en cadena entre el Cloro y el Ozono en la estratosfera tienen importantes efectos sobre la movilización ecologista. Las grandes compañías productoras de CFC se resisten a las advertencias, pero las movilizaciones y advertencias llevan a prohibir la utilización de estos gases como aerosoles en USA ya en 1978.
- Desde la constatación de la reducción de la Capa de Ozono, el tema de la conservación de este filtro atmosférico fundamental para la vida, se convertirá en uno de los aspectos centrales de las campañas de presión sobre los gobiernos e industrias y de sensibilización pública de las principales organizaciones ecologistas.
- En los últimos años, la presión ecologista se ha concentrado en la necesidad de incluir entre las sustancias a eliminar a diversos compuestos ozonicidas no incluidos en el Protocolo de Montreal.


· LA RESPUESTA MUNDIAL

- Durante 1985 (marzo), poco antes de la publicación de los datos del agujero antártico, se celebra una reunión en Viena, sin acuerdos claros, sobre la protección de la capa de ozono.
- En 1987 (octubre) se celebra una reunión en Montreal que pone en marcha el llamado “Protocolo de Montreal” que pone en marcha un programa de congelación, primero, y reducción, después, de la producción de los principales CFC.
- En 1990, una reunión celebrada en Londres acuerda adelantar el calendario de eliminación de los principales CFC al año 2000.
- La humanidad padecerá los efectos negativos de la reducción de la capa de ozono (aumento de los cánceres de piel y los efectos sobre la vista, reducción en la productividad de algunos sistemas productivos agrícolas, alteraciones en el funcionamiento de determinados ecosistemas, etc.) un tiempo total que la mayoría de los científicos estima en un siglo.


DÍA INTERNACIONAL DE LA PROTECCIÓN DE LA CAPA DE OZONO

El Día Internacional de la Protección de la Capa de Ozono se celebra el 16 de septiembre de cada año desde 1995 en que fue instituido por la Organización de las Naciones Unidas.
La conservación de la capa de ozono se ha convertido en una de las prioridades ambientales a escala mundial. Por este motivo, en 1994 la Asamblea General de Naciones Unidas proclamó el día 16 de septiembre como Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono. La fecha conmemora el día en que, en 1987, se firmó el Protocolo de Montreal, el primer gran acuerdo mundial sobre un tema medioambiental y, hasta la fecha, uno de los más eficaces.



external image titulo6.gif http://www.youtube.com/watch?v=OO25bWnpmdU&feature=related
La eliminación de los bosques y la emisión de productos peligrosos al aire y a los ríos son riesgos que anuncian futuros problemas. Conócelos para que podamos salvar el mundo.
external image Planeta1.jpg

¿POR QUÉ TODOS PODRÍAMOS ENCONTRARNOS EN EL POLO NORTE?

Desde el principio de la historia del planeta se alternan períodos de mucho frío (glaciaciones) con períodos de buen tiempo. Cada glaciación dura 100,000 años. Estos altibajos se deben a la oscilación de la Tierra, que gira como un trompo y regularmente se aparta del Sol. Hace exactamente 10,000 años que vivimos una era de tiempo cálido. Así que puede producirse una nueva glaciación.
external image Planeta3.jpg¿POR QUÉ ES PREOCUPANTE EL AGUJERO DE LA CAPA DE OZONO?

Porque el ozono filtra los peligrosos rayos ultravio-leta del sol. Si el agujero se hace grande y au-mentan los rayos, éstos destruirán el plancton de los mares, del que se nutren los peces, y se trastornará la cadena alimenticia. Además, puede provocar enfer-medades de la piel y de los ojos.
El agujero, situado sobre el Antártico, es tan gran-de como 10 veces nues-tro país. Y están empe-zando a hacerse otros pequeños sobre el Ártico.
¿QUE ES EL EFECTO IVERNADERO?
external image Planeta4.jpgEs un fenómeno natural. Gracias al vapor de agua y al gas carbónico del aire, la atmósfera forma una capa alrededor de la Tierra y permite que el calor no se pierda en el espacio.
Sin el efecto invernadero la temperatura en el planeta sería de -18 grados centígrados y no habría vida. Actualmente, la cantidad de gas carbónico aumenta y cada vez hace más calor sobre la Tierra.
El hombre lanza al aire 7,000 millones de toneladas de gas carbónico al año, lo que equivale a 40 kilogramos por persona al día. Por ello, los expertos prevén que dentro de 50 años la temperatura habrá aumentado cuatro grados centígrados. Tendremos el mismo clima que en el Eoceno, un período de la prehistoria en el que crecían plátanos en Alaska.
external image Planeta1.jpg¿CÓMO PUEDE HABER LLUVIA ÁCIDA?

La lluvia ácida mata los árboles del bosque, intoxica los peces de los lagos y corroe los edificios. Los gases desprendidos por los coches y las fábricas, al subir por el aire, se calientan con los rayos del sol y se transforman en venenos que contaminan el agua de las nubes.


Formación del agujero en la capa de ozono

La capa de ozono, de apenas unos milímetros de grosor, se ve principalmente afectada por los compuestos clorofluoro carbónicos (CFC) que nos empeñamos en seguir enviando. Los compuestos clorofluorocarbonados son compuestos halogenados del carbono (ya que se sustituyen hidrógenos por elementos halógenos)

Según la EPA (US Environmental Protection Agency), afectan en un 30% los CFCs generados por espumas de aislamiento, en un 25% los que provienen del uso en automóviles de aire acondicionado, en un 22% los de productos de limpieza industrial, en un 18% los de aires acondicionados y neveras, y en un 5% los restantes.
Estos gases son totalmente inertes, por lo que no afectan a ningún aspecto de la salud humana; al menos no de manera directa. El problema está en que generan agujeros en la capa de ozono, zonas donde progresivamente se va perdiendo concentración de este gas fundamental para evitar la llegada de rayos UV solares.

El Ozono (O₃) se encuentra en equilibrio químico (lo que quiere decir que simultáneamente se está formando y descomponiendo como consecuencia de la acción de los rayos UV, ya que tiene propiedades fotolíticas). Esto significa que interacciona con los fotones de los rayos UV, y los absorbe. La reacción tiene dos procesos:
1.- O₃ + UV ↔ O₂ + O
2.- O₂ + O ↔ O₃ + RI
————————————-
O₃ + O₂ + O + UV ↔ O₂ + O + O₃ + RI
————————————-
UV ↔ RI
En la primera parte del proceso, el los átomos de Ozono absorben la luz Ultra Violeta del Sol, y se descomponen en oxígeno biatómico y monoatómico. En el segundo paso, éstos vuelven a formar gas Ozono, pero esta vez desprenden rayos infrarrojos (RI). Posteriormente, al hacer una suma de todos los elementos, vemos que la capa de ozono provee de una manera química la realización de la conversión de los rayos Ultra Violeta en radiación infrarroja.
Los radicales del cloro (· CL), fundamentalmente, obtenidos en los diversos procesos que sufren los CFC, contribuyen a la descomposición de Ozono, y la consiguiente variación de su concentración. Esto produce los agujeros de la capa de ozono, presentes sólo en la Antártida y en primavera. Uno de los factores que favorecen a la formación de estos agujeros son las increíblemente bajas temperaturas que durante la noche llega a tener este lugar. Gracias a ello, se forman nubes heladas de ácido nítrico (HNO₃). En su superficie HCl y el ClONO₂ reaccionan entre sí, y dan lugar a HNO₃ y Cl₂. Éste último es cloro puro, y no reacciona directamente con el ozono. No obstante, la radiación solar divide la molécula en dos radicales de Cloro, y son ellos los que interactúan en la capa y generan los agujeros.
Normalmente, la producción de radicales Cl se forma a altitudes mayores, por lo que la reacción no puede darse. Sólo en la primavera antártica, suele coincidir en los meses de Septiembre y Octubre, se da la situación favorable para que se desencadene todo el proceso.



  • Introducción
La capa de ozono es un compuesto gaseoso situados en la estratosfera, entre 25 y 30 Km. desde la línea del suelo.
Está constituida por un gas azulado que protege al planeta de la radiación que proviene de los rayos ultravioleta del sol. Su grosor, entre las magnitudes climáticas, no llama la atención. Se dice que si extendieran de Manero uniforme toda la capa sobre nuestras cabezas no llegaría a tres milímetro de grosor.
El ozono es una variedad del oxígeno ordinario. Es más activo químicamente y es un buen agente oxidante.
  • ¿Dónde se encuentra el ozono?
El ozono se encuentra mayoritariamente entre diez y cincuenta quilómetros del altura, en la estratosfera. Esta concentración la denominamos “capa de ozono”
La capa de ozono es muy beneficiosa ya que absorbe la radiación UV. Si no existiese, la vida en los océanos sería prácticamente imposible.
También el ozono encontrase en menor medida entre la superficie terrestre y los diez quilómetros de altura. No cumple ningún papel beneficioso, más aún, debido a ser muy tóxico es un grave problema para las grandes ciudades que lo producen.
3. ¿Qué consecuencias tiene la ausencia o debilitamiento de la capa de ozono?
El ozono es una molécula formada por tres átomos de oxígeno (O3) y tiene la propiedad de ser altamente tóxico debido a su radioactividad.
Se utiliza para la esterilización de agua, eliminación de olores desagradables y tiene resultados muy positicos en tratamientos de diferentes dolencias a partir de la ozonoterapia.
Como dije antes, tiene la capacidad de absorber los rayos UV y de no ser así causaría daños para la vida en la tierra, tales como:
    • Una absorción deliberada de esta radiación puede causar alteraciones en el sistema inmunológico del organismo.
    • Influye negativamente sobre la molécula de ADN.
    • Ataca a la visión provocando cataratas.
    • Daña los cromosomas de la piel y puede dar lugar Cáceres y otras afecciones.
    • Las plantas pueden dañarse en una exposición duradera.
    • Alteran los ecosistemas acuáticos, tan necesarios para el equilibrio biológico.
  • ¿Cómo suben los contaminantes?
Aunque las moléculas de CFC son mas pesadas que el aire, miles de mediciones hechas mediante globos, aviones y satélites demostraron que los CFC's se encuentran el la atmósfera hoy en día. Hay que considerar que la atmósfera no esta quieta, sino que los vientos la revuelven constantemente antes de que las partículas pesadas puedan decantarse, y llegar a la superficie. Particularmente los CFC's son insolubles en agua, y muy estables en la baja atmósfera.
  • Descubrimiento del problema.
Desde que el 1985, expertos en la atmósfera del servicio británico de exploración antártica publicaran el hecho del debilitamiento de la cantidad de ozono en primavera sobre Halley Bay en 40% comenzó la preocupación que se extiende hasta bien entrado el siglo XXI.
El agujero en la capa de ozono viene dado por el debilitamiento o disminución de la concentración del ozono en la atmósfera, el cual provoca un adelgazamiento en una región tan grande como Alaska, localizándose fundamentalmente sobre la antártica en el hemisferio sur.
Una ciudad tan importante como Tierra de Fuego en argentina sufre los embates del sol más directamente.
6. ¿Cómo influye el hombre sobre la capa de ozono?
El nacimiento de la segunda mitad del siglo XX estuvo acompañado de la introducción a escala mundial de los CFC's (Cloro-flúor-carbonatos), gases refrigerantes y aerosoles altamente inertes que pueden pasar de “inadvertidos” por la atmósfera.
Al ascender en la atmósfera y llegar a la troposfera la historia es distinta; estos gases son alimentados por las altas energías que existen en esa capa como consecuencia de la absorción de las radiaciones UV, estimulando y desencadenando así un mecanismo de ruptura de esta estructura química, pasando a formarse radicales muy reactivos capaces de vivir setenta y cinco años en CFC3 y cien años el CF2Cl2, destruyendo en este período la impresionante cantidad de 100.000 moléculas de ozono antes de perder su actividad o volver a la troposfera, provocando una disminución de la concentración de ozono, peligrosa para el desarrollo armónico de la vida.
6.1. ¿Cómo ocurre el proceso de reacción del Cl y el O3?
En un principio es bastante sencillo:
Un átomo de cloro choca con una molécula de ozono y le roba el tercer átomo de oxígeno y se forma así un radical monóxido de cloro (muy radiactivo por tener el numero de electrones impar) y una molécula de O2.
Cuando el monóxido de cloro se encuentra a su paso un átomo de oxígeno, el oxígeno se siente fuertemente atraído por el átomo libre y rompe el radical, formándose una molécula de oxígeno quedando libre el cloro y listo para poder destruir otra molécula de ozono.
  • Ondas planetarias.
La mayoría de los contaminantes que destruye el ozono provienen de la mitad norte de nuestro planeta y sin embargo el agujero se encuentra sobre el polo sur.
Investigaciones recientes confirman lo que los científicos sospecharon siempre: gigantescas ondas atmosféricas causadas por elevaciones de terreno como el himalaya, amortiguan la formación de un agujero del ozono no hemisferio norte, y por eso las ciudades de la zona norte quedan libres da indeseosa radiación de los rayos UV, al menos por ahora.
La importante coralera de Dhaulagiri del Himalaya, en Nepal central, es una fuente de ondas atmosféricas que rodean el planeta y calientan la troposfera.
En realidad, algunos pequeños agujeros de ozono se formaron antes en la zona ártica. La primavera dos ano 1997 es un ejemplo reciente. Pero estos ejemplos son la excepción y no la regla.
La química de la destrucción del ozono requiere temperaturas muy bajas del aire en la estratosfera y a estratosfera ártica simplemente, no es tan fría como su equivalente en la antártica.
Esta diferencia entre el norte y el sur es el resultado indirecto de la manera en que la tierra está distribuida en el planeta; de manera desigual. La mayor parte de la tierra del planeta y sus montañas más altas se encuentran en el hemisferio norte.
Las altas montañas y las fronteras entre el mar y la superficie terrestre combinan para generar enormes ondulaciones en la atmósfera llamadas “olas de escala planetaria” o “olas largas” y que resultan del calentamiento del aire polar. Las ondas acuáticas que desplazan el agua hacia arriba y hacia abajo. Las ondas planetarias mueven el aire hacia el norte y el sur, mientras viajan alrededor de nuestro planeta. Estas ondas se forman en la troposfera y se propagan hacia arriba.
Las fuertes ondas planetarias en el hemisferio norte calientan el planeta ártico impidiendo la destrucción del ozono, las elevaciones del terreno en el sur también provocan ondas planetarias, pero tienden a ser más débiles.
En ciertos años en que la ondas planetarias del hemisferio nortes fueron más débiles de los acostumbrado un agujero del ozono se formó en el ártico.
Una onda planetaria puede llegar a calentar la atmósfera de 5ºC a 10ºC. cuando se disipa obviamente la atmósfera vuelve a enfriarse.
7.1. Belleza peligrosa: Nubes polares estratosféricas.
Son comunes en la antártica durante el invierno y la primavera australes, pero poco frecuentes en el ártico. Se forman cuando las temperaturas en la atmósfera son
extremadamente frías (por debajo de los 78ºC bajo cero)
Estas nubes son precursoras de peligro para el ozono; cristales muy pequeños de hielo y pequeñas gotas de agua en las nubes provienen superficies donde los CFC's se convierten en moléculas destructoras del ozono.
7.2. ¿Consecuencia del calentamiento global?
Es muy posible que el enfriamiento estratosférico sea un curioso resultado del calentamiento global. Los gases de efecto invernadero que atrapan el calor irradiado de la superficie de la tierra en la capa más baja de la atmósfera. En efecto, los gases de efecto invernadero enfrían la estratosfera al aislarla e la tierra mas cálida allá abajo.
Los cambios de clima asociados con el calentamiento global pueden contribuir al debilitamiento de las ondas planetarias. El enfriamiento de la estratosfera causado por este efecto indirecto podría ser más significativo que el enfriamiento causado directamente por los gases invernadero.
Otra causa de incertidumbre es la concentración variable de contaminantes que destruyen el ozono. La cantidad de moléculas de CFC's en la atmósfera baja. Por ejemplo, llegó a su máximo en el año 1994 y desde entonces ha bajado.
  • Políticamente: Protocolos.
La capa de ozono tiene en el día 16 de septiembre su día, decretado por las naciones unidas, como el día de su conservación y preservación. Es claro que no necesita solamente la dedicación pública y política, con su efecto mediático en un solo día.
Kofi Annan, el secretario general de las naciones unidas argumentaba la necesidad de que los países se impliquen de forma inmediata y que se cumplan las reglas marcadas en el protocolo de Montreal o la enmienda del protocolo de Copenhague, eliminando de manera gradual el empleo de sustancias que agotan el ozono en los plazos que los acuerdos encomienda. Se debe al comercio ilítico de CFC's y del meitlbromuro, ambos en los sistemas de refrigeración y cuya fecha de prohibición se extiende hasta el año 2015.
Con regularidad, se celebran cumbres con tema de fondo do cambio climático y del agujero de la capa de ozono. En todas esas cumbres se toca el tema del protocolo de Kyoto, que pretendía luchar contra el cambio climático mediante a internacional redcción de las emisiones de determinados gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento del planeta. El protocolo, aunque sin firmar por los estados unidos, fue ratificado por la union europea en mayo del año 2002. los gases que se nombraban en el protocolo son:
    • Hexafluoruro de azufre (SF6)
    • Metano (CH4)
    • Dióxido de carbono (CO2)
    • Hidrofluorcarbonos (HFC)
    • Perfluorcarbonos (PFC)
    • Óxido nitroso (N2O)
O protocolo de Montreal es el resultado de la renovación del primer intento por poner medidas a la difícil situación de la capa de ozono.
  • Conclusión.
Existen fenómenos tales como la dinámica de la atmósfera superior que pueden incidir en la concentración de ozono en la región antártica debido a las singularidades meteorológicas de la región. Otros encargados de arrojar productos químicos que pueden influir sobre el ozono estratosférico con los volcanes.
Pero tenemos que tomar conciencia de la importancia que tiene para la conservación de la vida, en el sentido más amplio de la palabra. La responsabilidad del hombre sobre el uso indiscriminado de los adelantos científicos, llegando al punto de comprometer la vida de nuestros hijos.
Todos juntos, debemos y tenemos que comenzar a saldar esa gran deuda que fuimos capaces de contraer con la naturaleza y responsabilizarnos con el cuidado y protección de la capa de ozono, pues todos somos los perjudicados por igual y sin distinción. Las consecuencias que implican la destrucción de la naturaleza son incalculables.
Podemos desenvolvernos de forma sustentable, siempre creciendo, pero conscientes de que tenemos que cuidar el legado de nuestros padres y entregarlo a nuestro hijos.

http://www.youtube.com/watch?v=WdNEnABvhEE


ARTÍCULOS RELACIONADOS:



  • lunes, mayo 10, 2010 (BBC)

25 aniversario del agujero en la capa de ozono

Este mayo se cumplen 25 años del descubrimiento del agujero en la capa de ozono sobre el continente antártico.

Cuando el equipo del British Antartic Survey publicó su hallazgo en la revista Nature, en 1985, advirtió que el agujero podría expandirse a otras partes del mundo. La capa de ozono es la encargada de proteger a todas las criaturas del planeta del efecto nocivo de los rayos ultravioletas del sol.
Por esta razón, advirtieron en ese entonces los científicos, si su tamaño continúa creciendo -debido al uso de clorofluorocarbonados, unos gases utilizados comúnmente en los aerosoles- aumentarán también los casos letales de cáncer piel a causa de la exposición a los rayos solares.
El descubrimiento realizado por Joe Farman, Brian Gardiner y Jonathan Shanklin se convirtió en un símbolo de la fragilidad de la Tierra y en un emblema de la lucha de los ambientalistas.
La seriedad de la amenaza ambiental fue tal que dos años después de que se publicara el estudio se firmó el Protocolo de Montreal, que prohibió el uso de sustancias químicas como los clorofluorocarbonados y obligó a los científicos a buscar alternativas para reemplazarlos.
Pese a la existencia de este protocolo y al conocimiento de que estas sustancias permanecen durante años en la atmósfera, su uso está permitido en algunos casos.
La ofensiva contra estos gases permitió frenar el crecimiento del agujero, pero se calcula que deberán pasar al menos unos 100 años para que se recupere por completo.


  • martes, abril 13, 2010


Capa de Ozono en Perú; todos con gorras por culpa de la capa de Ozono

Por el daño en la capa de ozono, obligan a estudiantes y empleados estatales a usar gorras.

El gobierno de Arequipa, Perú, dispuso la obligatoriedad de usar sombreros y mangas largas por el elevado índice de radiación ultravioleta (IUV) que soporta la región como consecuencia del daño de la capa de ozono. La medida del gobierno regional se sustenta en informes del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), que dan cuenta de la elevada radiación solar que soporta Arequipa, principalmente entre las 10 a.m. y la 1 p.m. Arequipa alcanza un IUV de 14, cuando del 1 al 8 se consideran normales a moderados. La titular de la Gerencia de Educación del Gobierno Regional, Florencia Concha, informó que la medida es de carácter obligatorio para los colegios estatales, así como el uso de camisas de manga larga. Detalló que el Gobierno Regional espera distribuir unos cien mil gorros entre los niños de instituciones de toda la región. En algunos colegios se pusieron mallas o mediasombras protectoras para evitar la exposición al sol de los escolares.Asimismo, los empleados estatales deberán utilizar el protector como parte del uniforme.

  • domingo, febrero 14, 2010


A más ozono, más calentamiento; problemas con la capa de ozono


El agujero de la capa de ozono, uno de los problemas ambientales más discutidos en la década de los '80- está en vías repararse. Sin embargo, su recuperación podría contribuir a la aceleración del calentamiento en ciertas regiones del hemisferio sur. Ésta es la conclusión de un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Leeds, en el Reino Unido, que analizaron información meteorológica recabada entre 1980 y 2000. Los científicos descubrieron que, durante este período, aumentó la velocidad del viento en la región ubicada debajo del agujero de la capa de ozono. Estos vientos de gran velocidad provocaron la formación de nubes más húmedas y luminosas durante los veranos, que actúan a modo de espejo, rebotando los rayos del sol. Como consecuencia, la atmósfera antártica se tornó más fría. "La mayor cantidad de gotas de agua de mar en las nubes -debido al aumento en la velocidad del viento- es lo que ha provocado un enfriamiento en algunas zonas del hemisferio sur", le dijo a BBC Mundo Ken Carslaw, uno de los coautores del estudio. "En las próximas décadas el agujero se irá cerrando. Desafortunadamente, esto puede dar como resultado la aceleración del calentamiento en esas regiones", añadió el experto. La capa de ozono cumple la función de proteger a la Tierra de los efectos nocivos de los rayos ultravioletas. Su rápida destrucción fue precibida por primera vez en los años '80. Los científicos atribuyeron el daño al uso de clorofluorocarbonados, unos gases utilizados comunmente en los aerosoles y cuyo uso fue prohibido por el Protocolo de Montreal adoptado en 1987. A partir de su prohibición, el agujero comenzó a recuperarse paulatinamente y en la actualidad, explica el profesor Carslaw, se ha estabilizado. Lo que cabe preguntarse entonces es que si dado que su recuperación contribuye al calentamiento global, no resultaría mejor dejarlo como está en vez de tratar que se cierre por completo. La respuesta de Carslaw es contundente: "De ninguna manera. Es mucho peor tener un agujero de ozono. La única solución posible al calentamiento global es reducir las emisiones de gases con efecto invernadero, porque eso es lo que causará la aceleración del calentamiento cuando ya no haya un proceso de enfriamiento". Por otra parte el experto tampoco cree que la geoingeniería pueda aportar ninguna solución. Ni siquiera la propuesta de un barco que fabrica nubes, que replica, de algún modo, el mismo proceso que genera el agujero en la capa de ozono.


  • miéroles, diciembre 16, 2009


El Tamaño Máximo del Agujero en la Capa del Ozono en el 2009


El agujero de la capa del ozono de la Antártida, que fluctúa siguiendo pautas estacionales, alcanzó su circunferencia máxima de 2009 a fines de septiembre, según las mediciones realizadas por investigadores de la NOAA. Un poco más pequeño que América del Norte, el agujero abarcó 23,8 millones de kilómetros cuadrados, según las observaciones por satélite de la NOAA. Esta extensión es la décima más grande desde que comenzaron las mediciones por satélite en 1979.
La capa de ozono sobre la Estación Polo Sur, en la Antártida, también alcanzó su punto más débil del año el 26 de septiembre. Medido en Unidades Dobson (UD), que indican la cantidad de ozono en una columna vertical de aire, el bajo nivel de 2009 (98 UD) es el séptimo más pequeño desde 1986. El récord (mínimo) de 89 UD se registró el 6 de octubre de 1993.
external image agujero-capa-de-ozono.jpg
La capa de ozono protege a la Tierra de la nociva radiación ultravioleta. Sin embargo, ha sido dañada por compuestos producidos por el hombre, conocidos como clorofluorocarbonos, o CFCs, que la destruyen mediante la liberación de bromo y cloro en la atmósfera. Los acuerdos internacionales han limitado estrictamente el uso de CFCs desde principios de la década de 1990.

El Protocolo de Montreal ha sido eficaz en la reducción de las emisiones de CFCs, pero sigue habiendo en la atmósfera concentraciones lo bastante altas como para conducir a una destrucción significativa del ozono en las regiones polares, tal como señala Bryan Johnson, jefe de proyecto para el Earth System Research Laboratory Ozonesonde Group, en Boulder, Colorado. "Monitorizar el ozono sobre la Antártida proporciona el criterio fundamental para determinar si estamos en el camino previsto hacia la recuperación, con arreglo a la tasa actual de disminución de los CFCs", explica Johnson.

Aunque los CFCs están disminuyendo lentamente en la atmósfera, los científicos predicen que el agujero de la capa de ozono no se recuperará completamente antes de 2060.



  • sábado, diciembre 05, 2009


El agujero de la capa de Ozono protege a la Antártida del deshielo


El nivel del mar podría aumentar un máximo de 1,4 metros para 2100 por el creciente deshielo de la zona oeste de la Antártida, según se desprende del último informe del Comité Científico de Investigación Antártica británico (SCAR, por sus siglas en inglés), donde muestra una primera visión sobre el estado y clima del continente polar y recoge la investigación de hasta trece países."Los glaciares del oeste de la Antártida están disminuyendo tan rápido que podrían contribuir a que el nivel del mar aumentase hasta 1,4 metros para 2100, pero no será más que esa cantidad", afirma el director del proyecto, Colin Summerhayes.El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) predijo en 2007 que el mar aumentaría hasta en 18-59 centímetros para 2100, pero no tuvo en cuenta el deshielo de Groenlandia y la Antártida. Otro estudio hecho público la semana pasada indicaba que el mar para entonces aumentaría dos metros.

Además, el trabajo recoge que la Antártida se ha visto beneficiada por un agujero en el capa de ozono, "que la ha protegido mucho del cambio climático", aunque cerca del 90% de los glaciares de la Península Antártica se han perdido. En concreto, el mar ha crecido en torno a un once por ciento alrededor de la Antártida desde 1980, debido a los fuertes vientos más calientes, los cambios en la circulación atmosférica, y los efectos de los agujeros en la capa de ozono.En este sentido, destaca que uno de los que directamente más perjudicados se van a ver por este fenómeno es el krill, el alimento para muchos de los animales del polo, como por ejemplo los pingüinos, las ballenas o el pescado. Este estudio ha salido adelante gracias a la aportación de cien científicos procedentes de trece países diferentes. Además, su publicación coincide con el 50 aniversario del 'Tratado Antártico', que resguarda al continente.

  • lunes, agosto 17, 2009


El agujero de la capa de ozono vuelve a crecer

El tema de la capa de ozono aveces parece que se ha ido olvidando, pero no debemos de bajar la guardia, dependiendo del estudio que se haga, las cosas no parecen ir tan bien como todos creemos.
La Agencia Espacial Europea afirma que la zona más fina, que se extiende en el Polo Sur, se extiende por 27 millones de kilómetros cuadrados, mientras que en 2007 ese agujero era de 25 y en 2006 de 29
(Noticiascadadía/Agencias).- El agujero de la capa de ozono en 2008 es mayor en tamaño y en pérdida de volumen de ozono que en 2007, pero no tanto como en 2006, según informa la Agencia Espacial Europea. Según estos registros, la pérdida de ozono, una capa de protección de la atmósfera que se extiende a 25 kilómetros de altitud y que actúa como un filtro solar preservando la vida en la Tierra de los dañinos rayos ultravioletas, puede incrementar el riesgo de cáncer de piel y de cataratas en la vista, y además perjudicar a la vida marina.
Durante este año, en la zona más fina de la capa de ozono que se extiende en el Polo Sur se alcanzó la extensión de 27 millones de kilómetros cuadrados, mientras que en 2007 ese agujero fue de 25 kilómetros cuadrados y en 2006 se registró el récord de 29 kilómetros cuadrados de extensión, lo que equivale al tamaño de América del Norte.
El agotamiento del ozono está causado por las temperaturas extremadamente frías a altitudes altas y por la presencia de gases destructores de ozono en la atmósfera, tales como el cloro y el bromo, originados por productos que contienen clorofluorcabonos (CFCs), que fueron retirados paulatinamente, a partir del Protocolo de Montreal de 1987, pero que aún persisten en la atmósfera.
Dependiendo de las condiciones meteorológicas el tamaño del agujero de ozono del Antártico varía a lo largo del año. Así, el miembro del Centro Aeroespacial Germano, Julian Meyer Arnek explica que para "detectar las señales de recuperación" se realiza una monitorización continua de la capa de ozono global y en particular la del océano Antártico, cuyo "agujero en la capa de ozono es crucial".

  • martes, julio 21, 2009


Destrucción del ozono


En las décadas de 1970 y 1980, los científicos empezaron a descubrir que la actividad humana estaba teniendo un impacto negativo sobre la capa de ozono, una región de la atmósfera que protege al planeta de los dañinos rayos ultravioleta. Si no existiera esa capa gaseosa, que se encuentra a unos 40 km de altitud sobre el nivel del mar, la vida sería imposible sobre nuestro planeta. Los estudios mostraron que la capa de ozono estaba siendo afectada por el uso creciente de clorofluorocarbonos (CFC, compuestos de flúor), que se emplean en refrigeración, aire acondicionado, disolventes de limpieza, materiales de empaquetado y aerosoles. El cloro, un producto químico secundario de los CFC ataca al ozono, que está formado por tres átomos de oxígeno, arrebatándole uno de ellos para formar monóxido de cloro. Éste reacciona a continuación con átomos de oxígeno para formar moléculas de oxígeno, liberando moléculas de cloro que descomponen más moléculas de ozono.
Al principio se creía que la capa de ozono se estaba reduciendo de forma homogénea en todo el planeta. No obstante, posteriores investigaciones revelaron, en 1985, la existencia de un gran agujero centrado sobre la Antártida; un 50% o más del ozono situado sobre esta área desaparecía estacionalmente. En el año 2001 el agujero alcanzó una superficie de 26 millones de kilómetros cuadrados, un tamaño similar al detectado en los tres últimos años. El adelgazamiento de la capa de ozono expone a la vida terrestre a un exceso de radiación ultravioleta, que puede producir cáncer de piel y cataratas, reducir la respuesta del sistema inmunitario, interferir en el proceso de fotosíntesis de las plantas y afectar al crecimiento del fitoplancton oceánico. Debido a la creciente amenaza que representan estos peligrosos efectos sobre el medio ambiente, muchos países intentan aunar esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. No obstante, los CFC pueden permanecer en la atmósfera durante más de 100 años, por lo que la destrucción del ozono continuará durante décadas.


  • jueves, julio 02, 2009



Los HFC's: buenos para la capa de ozono, nefastos para el cambio climático

No son tan buenos como se pensaba. Los gases refrigerantes químicos (gases-F), los que se utilizan para absorber el calor y mantener los ambientes fríos, son "mucho más peligrosos" para la conservación medioambiental de lo que los científicos creían hasta el momento, según concluye el último estudio de la Agencia de Evaluación Ambiental de los Países Bajos (NOAA).
Los hidroclorofluorocarbonos (HFCs), que se usan sobre todo en sistemas de refrigeración, aire acondicionado y en la producción de espumas aislantes, ayudan a evitar la destrucción de la capa de ozono, pero podrían contribuir cada vez más al calentamiento global.

Estos gases comenzaron a reemplazar a los clorofluorocarbonos (CFCs), especialmente nocivos con la capa de ozono, a partir de un acuerdo internacional en 1987. Pero lo que es bueno para un objetivo, puede no ser tan bueno para otro.

"Los HFCs son buenos para la protección del ozono, pero no son muy amigos del clima", explica David W. Fahey, científico de la NOAA y segundo autor de la investigación. "Nuestra investigación muestra que sus efectos podrían llegar a ser significativamente más importantes de lo que esperamos" si no se frena su crecimiento.,

Actualmente, su contribución al cambio climático es pequeña (menos de un 1%) en comparación con las emisiones de dióxido de carbono. Los investigadores creen que al ritmo actual de crecimiento, en 2050 los hidroclorofluorocarbonos podrían alcanzar entre el 7 el 12% de la contribución del CO2.

La investigación advierte que este fenómeno pondrá en peligro la reducción efectiva de los gases de efecto invernadero, la eficiencia energética y el desarrollo de las nuevas energías "más limpias y sostenibles".